Hace unas semanas escribía uno de esos comentarios, que, a través de mis redes, crean debate. No era la finalidad, o al menos, no la finalidad principal. Pero me quedé perplejo al conocer como la sociedad visualiza una misma palabra, de forma completamente distinta.

Y, sin embargo, es algo que no debería ocurrir. Puedes contextualizar una frase, otorgarle distintos significados. Es cierto que una palabra puede tener distintas acepciones, la lengua castellana es diversa y rica. Pero si el verdadero problema es el desconocimiento de una palabra tan importante como “coherencia”, apaga y vámonos.

Seguir leyendo